Herramientas para diagnosticar los riesgos de la sobrealimentación en ganado Brahman de exposición - 1ª Parte

 

ªN. de R. Con el título de “Metabolismo del colesterol y glucosa en ganado Brahman, bajo condiciones de estabulación en Colombia” la Universidad de Caldas realizó una interesante investigación patrocinada por Asocebú. A continuación, en forma resumida, presentamos la primera parte de este trabajo.

Por Néstor A. Villa A1, M.V.Z, MSc; Henry Mesa E1, MSc, PhD; Germán Gómez S. MVZ2; Alejandro Ceballos1, M.V.Z, MSc;

La sobrealimentación en los animales de exposición es un factor desencadenante de problemas de salud. Una herramienta diagnóstica permite determinar la presencia de factores de riesgo en la raza Brahman, que puedan incidir en la salud productiva del hato o un grupo de animales.

Los hatos de animales para exposición son suplementados desde edades muy tempranas, generalmente con concentrados balanceados o suplementos alimenticios, o la combinación de ambos. Sin embargo, los criterios de suplementación no tienen, generalmente, un sustento técnico y lo único que se busca es la máxima ganancia de peso, sin tener en cuenta los efectos sobre la salud.

En ganado de leche se ha descrito ampliamente el efecto que tiene la nutrición sobre las enfermedades metabólicas que se manifiestan principalmente por problemas digestivos, locomotores y reproductivos (Ferguson, 1996 y Van Saun, 1997), sin embargo, en ganado de carne y específicamente en ganado Cebú, son pocos los antecedentes de literatura del efecto que tiene la suplementación sobre la salud general de los animales.

En machos, efectos directos de la sobrealimentación son la obesidad y problemas de aplomos los cuales pueden contribuir en forma indirecta a un bajo desempeño en la conducta sexual (Chenoweth, 2000); también ha sido asociada con una disminución del perímetro escrotal, reservas de esperma epididimales y calidad seminal (Pruitt y Corah, 1985). 

El perfil metabólico (PM) es una herramienta diagnóstica que se desarrolló en Inglaterra hace poco más de 30 años, por Payne y Payne, (1987); y donde con una muestra de sangre que incluya los sustratos necesarios, el médico veterinario puede obtener la mayor información posible acerca de la nutrición y sanidad, y determinar la presencia o no de factores de riesgo que puedan incidir en la salud productiva del hato o de un grupo de animales (Ceballos y col., 2002a).

Por lo anterior, este trabajo buscó conocer, a través del PM, los valores para diferentes metabolitos sanguíneos, relacionados con el metabolismo energético en ganado Brahman suplementado para exposición, en cuatro zonas geográficas de Colombia.

Regiones y muestra Las diferentes zonas geográficas colombianas fueron divididas en cuatro regiones según la distribución poblacional de ganado Brahman registrado y criado para exposiciones:

Zona 1. Costa Atlántica (Córdoba)

Zona 2. Centro-Sur (Cundinamarca, Valle del Cauca, Tolima, Risaralda y Cauca)

Zona 3. Magdalena Medio (Sur del Cesar, Santander, Antioquia, Caldas y Boyacá)

Zona 4. Llanos Orientales (Meta)

En total se muestrearon en 35 fincas con membresía de la Asociación Colombiana de Criadores de Ganado Cebú (Asocebú). De las 390 muestras obtenidas 186 animales corresponden a machos y 204 a hembras. Se seleccionaron en total 390 animales, 186 machos y 204 hembras de la raza Brahman, en las cuatro zonas ganaderas establecidas, teniendo en cuenta edad y sexo, y clasificados en tres grupos así: menores de un año (< 1 año), entre 1 y 2 años (edad intermedia) y animales entre 2 y 3 años.

De cada animal se extrajo una (1) muestra de sangre de 10 ml mediante venopunción coccígea usando tubos al vacío (Vacutainer ®, B-D, Franklin Lakes, NJ, USA) con heparina. Así mismo, se recolectó otra muestra de 5 ml de sangre en jeringa desechable de émbolo plástico para medir cobre y zinc.

Los metabolitos evaluados fueron: colesterol total, colesterol HDL y glucosa, la metodología para analizar cada uno de ellos se describe en el Cuadro 1.

Para evaluar el efecto de zona, sexo y edad sobre las variables, se utilizó análisis de varianza mediante el PROC GLM de SAS (SAS Institute Inc. Cary, NC). Las comparaciones múltiples se hicieron mediante el ajuste de Tukey-Kramer. Las correlaciones entre metabolitos se evaluaron usando el PROC CORR de SAS. Los valores se describen como medias de mínimos cuadrados ± el error estándar.

Con el establecimiento del balance energético se busca conocer si hay desequilibrios nutricionales entre el ingreso, egreso y metabolismo de los diferentes nutrientes significativas (P< 0.001).

Por otra parte, al analizar la interacción zona - edad, los animales entre 12 y 24 meses del Magdalena Medio presentaron los valores más bajos en este metabolito, registrando diferencias significativas (P<0.01) respecto de los de edad intermedia de la Costa Atlántica y de 2 a 3 años del Centro-Sur, que presentaron la concentración más alta de todos los grupos estudiados (5.7 ± 0.3 mmol/ L) y diferencias significativas frente a todos los animales menores de 2 años del Centro-Sur (P<0.05).

Colesterol HDL

En la Figura 2 se aprecia los valores promedio de colesterol HDL, en las diferentes zonas. Se hallaron diferencias altamente significativas (P<0.001) entre los animales de la Costa Atlántica respecto de los animales de las zonas restantes. La concentración de este metabolito para las hembras fue de 1,6 ± 0,02 mmol/L y para machos de 1,4 ± 0,02 mmol/L, observándose diferencias altamente significativas según el sexo (P <0.001).

Glucosa

En el Centro-Sur se encontró la concentración más alta de glucosa 3,3 ± 0,2 mmol/L, seguida del Magdalena Medio y Costa Atlántica con 2,9 ± 0,2 mmol/L, respectivamente, y la concentración más baja en los Llanos Orientales que fue 2,2 ± 0,2 mmol/L. Se hallaron diferencias altamente significativas entre los Llanos Orientales y las demás zonas objeto de estudio (P <0.005). Con respecto de la variable edad la concentración fue más alta en los bovinos jóvenes que en los de 12 a 24 meses (3,1 ± 0,1 vs. 2,7 ± 0,2 mmol/L, respectivamente; P<0.01), mientras que los mayores de 24 meses tuvieron valores intermedios y no diferentes.

DISCUSIÓN

Colesterol

Los valores de colesterol total se encontraban por encima del rango de referencia (Kaneko y col., 1997; Lammoglia y col., 1997). Los valores son aún mayores a los descritos por estos últimos autores después de la suplementación con grasas, encontrando al día 7 del ciclo estral una concentración de 3,0 ± 0,16 y 2,5 ± 0,17 mmol/L, en vacas suplementadas y no suplementadas, respectivamente. En vacas Guzerá se ha observado un aumento en los niveles de colesterol total a medida que avanza la lactancia, independiente de la fase productiva donde se realice la suplementación (Godoy y col., 2004). Así mismo, en vacas productoras de leche, durante el pre y postparto, se ha observado una concentración de colesterol de 2,8, ± 0,6 y 3,5 ± 1,1 mmol/L, respectivamente, y a medida que avanza la lactancia y aumenta la producción de leche se observa una mayor concentración de colesterol sérico, explicado por el aporte energético en la suplementación (Ceballos y col., 2002a).

Es así como en la suplementación con ácidos oleicos y linoleicos en rumiantes, dichos ácidos escapan a la biohidrogenación en el rumen, por tanto, estos se incorporan directamente al plasma aumentando las concentraciones de colesterol, triacilgliceroles y fosfolípidos (Loor y col., 2002).

Por lo anterior, altos niveles de colesterol sérico en bovinos pueden ser debidos a la raza de los animales, su estado reproductivo, las diferentes clases y concentraciones de grasa administradas en la dieta y el tiempo durante el cual se suministra dicha suplementación (Lammoglia y col., 1997).

Los niveles séricos de colesterol por encima del rango de referencia en el presente estudio, pueden ser debidos a una menor demanda de energía en el ganado Brahman, ya que a diferencia del ganado de leche, el gasto energético para la producción de leche es menor en esta raza (Ceballos y col., 2002b), además, los animales en estabulación tienen una menor demanda energética debido al sedentarismo.

También, el colesterol total aumentado se puede explicar por un incremento de la biosíntesis hepática, causada por el aumento del suministro de energía o de otros precursores de colesterol (eg. el aporte extra de fibra), la cual al aumentar el acetato ruminal promovería mayor disponibilidad de sustrato para la síntesis hepática de colesterol (Coppo y col., 2003).

Colesterol HDL

Los valores para este metabolito se situaron por debajo de los rangos de referencia (Bauchart, 1993). En vacas Brahman, Villa y col., (datos sin publicar) encontraron que la fracción de colesterol HDL fue 2,4 ± 0,6 mmol/L en el preparto y 2,7 ± 0,5 mmol/L en el postparto.

Aunque no se encontraron diferencias según la edad, este es un factor que puede afectar el nivel sérico del colesterol HDL, ya que hay cambios en la estructura de dicha lipoproteína durante las diferentes fases de crecimiento y desarrollo de los animales. Durante la lactancia la leche los provee de todo el complejo de triglicéridos, pero a medida que crece la proporción de triglicéridos plasmáticos disminuye por el bajo contenido de grasa en la nueva dieta (Ochoa y Marchello, 1991).

Generalmente, los machos tienen un menor nivel de colesterol HDL que las hembras ya que las hormonas masculinas (andrógenos) causan una disminución en los niveles sanguíneos de dicho metabolito, mientras que las femeninas (estrógenos) aumentan los niveles (Ochoa y Marchello. 1991).

Cabe anotar también que, la concentración de HDL se tiende a reducir en animales que reciben suplementación con Cu, ya que este disminuye la actividad de la HMGCoA reductasa, enzima encargada de transformar el ácido mevalónico en colesterol, por tanto, dicha disminución aminora la síntesis de colesterol HDL (Engle y col., 2000).

En conclusión, los cambios en la composición de las lipoproteínas pueden estar asociados con mecanismos fisiológicos relacionados con los cambios en la dieta a que se ven sometidos estos animales a medida que crecen y se desarrollan.

Glucosa

Los valores para la glucosa en este estudio no presentaron cambios con respecto de los valores referenciales (Kaneko y col., 1997).

En trabajos anteriores realizados por Ortigues y col., (2003), así como en el presente estudio, los valores para la glucosa en animales suplementados no se vieron alterados. Cabe anotar que el incremento en la glucosa, basándose en la alimentación de los rumiantes, ha sido ampliamente debatido, pues existe un fi no balance entre la disponibilidad de los precursores de la glucosa y la habilidad del organismo para manejar la glucosa adicional.

Se ha señalado que la glicemia, por estar bajo regulación hormonal estricta (insulina, glucagón, catecolaminas y corticoesteroides), no presenta variaciones significativas según el nivel de alimentación; además, la glucosa no es tan sensible a los cambios en el balance energético como lo serían otros indicadores (Ceballos y col., 2002a).

El fin que se persigue con el establecimiento del balance energético es conocer si hay desequilibrios nutricionales entre el ingreso, egreso y metabolismo de diferentes nutrientes y saber si existe un riesgo para la presentación de enfermedades metabólicas, con lo que se podrá entrar a hacer los ajustes necesarios en la ración, siempre que el estado fisiológico del animal lo permita (Ceballos y Andaur, 1999). Para terminar, cabe señalar que los resultados encontrados en este estudio en algunos metabolitos son difíciles de comparar con los valores señalados por la literatura, lo anterior debido a que son estudios realizados con otras razas bovinas y bajo condiciones de manejo diferente. Igualmente, la literatura relacionada con metabolismo mineral en ganado B. indicus es escasa.

Conclusiones

Desde el punto de vista energético los metabolitos colesterol total y colesterol HDL presentaron variaciones importantes con respecto de los valores de referencia.

Este efecto se sustenta por el tipo de recursos energéticos empleados para la suplementación y la cantidad y calidad de los mismos, pudiendo ser un factor desencadenante de problemas de salud productiva en los bovinos que se dedican a exposición.

Agradecimientos

Este trabajo fue posible gracias al aporte económico de la Asociación Colombiana de Criadores de Ganado Cebú (Asocebú) y la vicerrectoría de investigaciones de la Universidad de Caldas. Además, expresamos nuestros agradecimientos a los propietarios, médicos veterinarios y zootecnistas, técnicos de Asocebú y empleados de las diferentes ganaderías por su colaboración. Y un reconocimiento muy especial por el compromiso de los hoy colegas médicos veterinarios zootecnistas Ricardo A. Salazar, Juan Pablo Isaza, Gustavo Cárdenas, Alejandra Escobar, Alfonso Montes, Mario Humberto Villa, Andrés Felipe Rincón y Julián de J. Rotavista.

  1. Departamento de Sistemas de Producción, Grupo de Investigación Salud Productiva Veterinaria, Universidad de Caldas, A. A. 275. Manizales (Colombia).Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  2. Director del Departamento Técnico de Asocebú

Bibliografía

BAUCHART, D. 1993. Lipid Absorption and Transport in Ruminants. Institut National de la Recherche Agronomique. J. Dairy Sci. Vol. 76 (12): 3866-3873

CEBALLOS, A. y ANDAUR, M.R. 1999. Indicadores bioquímicos sanguíneos de los desequilibrios energéticos en ganado lechero. En: Segundo seminario internacional en reproducción y metabolismo de la vaca lechera (memorias), Universidad de Caldas. Ed. Universidad de Caldas.Págs. 17 - 44.

CEBALLOS, A.; GÓMEZ, P.; VÉLEZ, M.; VILLA, N.A. y LÓPEZ, L. 2002a. Variación de los indicadores bioquímicos del balance de energía según el estado productivo en bovinos lecheros de Manizales, Colombia. Rev. Col. Cienc. Pec. Vol. 15 (1): 13 -25.

CEBALLOS, A; VILLA, N.A.; BOHÓRQUEZ, A.; QUICENO, J. JARAMILLO. Y M. GIRALDO, G. 2002b. Análisis de los resultados de perfiles metabólicos en lecherías del trópico alto del Eje Cafetero colombiano. Rev. Col. Cienc. Pec. Vol. 15 (1): 26-35

CHENOWETH, P.J.. 2000. Bull Sex Drive and Reproductive Behavior. IVIS. Int. Vet. Inf. Ser: A0509.0600

COPPO, N.B.; COPPO J.A., REVIDATTI, M.A.; NAVAMUEL, J.M. y FORANELLI, S.A. 2003. Erythrogram modifi cations on half-bred zebu heifers supplemented with citrus pulp. Rev. Vet 12/13 1 y 2. Págs. 6 - 9.

ENGLE, T.E.; SPEARS, J.W.; ARMSTRONG, T.A.; WRIGHT C.L. y ODLE, J. 2000. Effects of dietary cooper source and concentration on carcass characteristics and lipid and cholesterol metabolism in growing and fi nishing steers, J. Anim. Sci. Vol. 78:1053 -1059.

GODOY, M.M. DE.; ALVES, B.J. y MONTEIRO, A.L.G. 2004. Parámetros reproductivo e metabólico de vacas da raca Guzera suplementadas no pre o pos- parto. Rev. Bras. Zootec. Vol. 33. N. 1. Jan/ feb: 103 – 111

FERGUSON J.D, 1996. Diet, Production and Reproduction in Dairy Cows. Elsevier. Animal Feed Science and Technology. v. 59, p.173-184. KANEKO J.J., HARVEY, J.W. y BRUSS, M.L. 1997. Clinical Biochemistry of domestic animals 5th ed. Academic Press, inc. San Diego. Pág. 932.

LAMMOGLIA, M.A., WILLARD, S.T., HALLFORD, D.M. y RANDEL, R.D. 1997. Effects of dietary fat on follicular development and circulating concentrations of lipids, progesterone, estradiol - 17ß, 13,14 – dihydro– keto – prostanglandin f2 and growth hormone in estrous cyclic Brahman cows. J. Anim. Sci. Vol. 75 : 1591-1600

LOOR, J.J.; QUINLAN, L.E.; ALOKA, B.P.; BANDARA, A. y HERBEIN, I. H. 2002. Distribution of trans-vaccenic acid and cis9, trans 11-conjugated linoleic acid (rumenic acid) in blood plasma lipid fractions and secretion in milk fat of jersey cows fed canola or soybean oil. Anim. Res. Vol. 51 :119 -134.

OCHOA, M.F. y MARCHELLO, J.A. 1991. Bovine lipoprotein and apoliprotein profi les as infl uenced by sex and growth. J. Anim. Sci. Vol. 69 : 4030 - 4038.

ORTIGUES- MARTY, L.; VERNET, J. y MAJDOUB, L. 2003. Whole body glucose turnover in growing and non – productive adult ruminants: metaanalysis and review. Rep. Nut. Dev. Journal. Vol. 43 : 371 - 383.

PAYNE, J.M. y PAYNE, S. 1987. The metabolic profi le test. Oxford: Oxford University Press. Pág. 179.

PRUITT, R.J. y CORAH, R. L. 1985. Effect of energy intake after weaning on sexual development of beef bulls. Semen characteristics and serving capacity. J. Anim. Sci. Vol. 61:1186-1193 

VAN SAUN, R.J. 1997 Nutritional profi les: A new approach for dairy herds. Bovine Practitioner 31.2: p 43-50.

Herramientas para diagnosticar los riesgos de la sobrealimentación en ganado Brahman de exposición - 2ª Parte

Por Néstor A. Villa AI, M.V. Z, MSc; Henry Mesa E1, MSc, PhD; Germán Gómez S MVZ2; Alejandro CeballosI, M.V.Z, MSc;

En el presente trabajo se pretende conocer los valores para diferentes metabolitos sanguíneos, relacionados con el metabolismo mineral en ganado Brahman suplementado para exposición en cuatro zonas geográficas de Colombia.

Los animales de superioridad genética en algunos hatos son preparados para exposiciones ganaderas con base en el uso de suplementos o concentrados para obtener un mejor desempeño en cuanto a ganancia de peso y apariencia física. La falta de conceptos técnicos con respecto de la suplementación en algunas explotaciones que destinan animales para exposición, induce un alto riesgo de presentar enfermedades de tipo metabólico que se manifiestan en estados de salud alterados como: cojeras, anestros, repetición de servicios, entre otras, sumado a las pérdidas económicas que esto conlleva (Danelón, 2001).

El perfil metabólico (PM) es una herramienta que ayuda a la identificación de posibles desequilibrios nutricionales en especies de interés zootécnico, analiza ciertos metabolitos sanguíneos que indican el estado funcional de las vías relacionadas con el aporte de proteína, energía y minerales (Rossato, 1999) que se pueden ver afectados por desequilibrios en el ingreso, transformación o egreso de los ingredientes de la ración consumida por los animales (Payne y Payne, 1987).

Con respecto de los minerales, el fósforo sigue ocupando un papel importante dentro de la nutrición y en el mundo existen extensas áreas deficientes en este mineral y, especialmente, en las zonas tropicales; sin embargo, en los últimos años se han realizado estudios donde se destaca el riesgo de la sobrealimentación con fósforo en vacas lecheras y su impacto económico, y en el medio ambiente (Wu y col., 2001).Ç

REGIONES SELECCIONADAS

Las diferentes zonas geográficas colombianas fueron divididas en cuatro regiones según la distribución poblacional de ganado Brahman registrado y criado para exposiciones:

Zona 1. Costa Atlántica (Córdoba)

Zona 2. Centro-Sur (Cundinamarca, Valle del Cauca, Tolima, Risaralda y Cauca)

Zona 3. Magdalena Medio (Sur del Cesar, Santander, Antioquia, Caldas y Boyacá)

Zona 4. Llanos Orientales (Meta)

En total se muestrearon 35 fincas con membresía de la Asociación Colombiana de Criadores de Ganado Cebú (Asocebú). De las 390 muestras obtenidas 186 animales corresponden a machos y 204 a hembras. Se seleccionaron en total 390 animales de la raza Brahman en las cuatro zonas ganaderas establecidas, teniendo en cuenta edad y sexo, y clasificados en tres grupos así: menores de un año (< 1 año), entre 1 y 2 años (edad intermedia) y animales entre 2 y 3 años.

De cada animal se extrajo una muestra de sangre de 10 ml mediante venopunción coccígea usando tubos al vacío (Vacutainer ®, B-D, Franklin Lakes, NJ, USA) con heparina.

Así mismo, se recolectó otra muestra de 5 ml de sangre, en jeringa desechable de émbolo plástico, para medir cobre y zinc. Los metabolitos evaluados fueron: fósforo, calcio, magnesio, cobre, zinc y la metodología para analizar cada uno de ellos se describe en el cuadro 1.

Para evaluar el efecto de zona, sexo y edad sobre las variables respuesta se utilizó análisis de varianza mediante el PROC GLM de SAS (SAS Institute Inc. Cary, NC). Las comparaciones múltiples se hicieron mediante el ajuste de Tukey-Kramer. Las correlaciones entre metabolitos se evaluaron usando el PROC CORR de SAS. Los valores se describen como medias de mínimos cuadrados ± el error estándar.

RESULTADOS

Calcio

En los bovinos de la Costa Atlántica se encontraron los valores más altos de Ca siendo 3,1 ± 0,04 mmol/L, seguidos por los del Magdalena Medio con 2,9 ± 0,05 mmol/L. Los Llanos Orientales y el Centro Sur tuvieron concentraciones de 2,7 ± 0,04 mmol/L en promedio. Se hallaron diferencias significativas (P<0.01) de la Costa Atlántica con respecto de demás zonas. Así mismo, el Magdalena Medio tuvo diferencias significativas con el Centro Sur y Llanos Orientales (P<0.01). Los valores de este metabolito en las hembras fueron mayores que en machos (2,9 ± 0,02 vs. 2,8 ± 0,03 mmol/L, respectivamente, P=0.02).

Con respecto de la edad, la concentración de Ca fue mayor en bovinos de 2 a 3 años que en los de 12 a 24 (3,0 ± 0,05 vs. 2,8 ± 0,03 mmol/L, respectivamente; P=0.02), mientras que los menores de 12 meses tuvieron valores intermedios (2, 9 ± 0,03 mmol/L).

Fósforo

La concentración más alta de P se observó en los Llanos Orientales 3,0 ± 0,1 mmol/L, seguida del Magdalena Medio con 2,7 ± 0,1 mmol/L, mientras que en la Costa Atlántica y Centro Sur se hallaron valores promedio de 2,6 ± 0,1 mmol/L y 2,5 ± 0,1 mmol/L, respectivamente, lo que produjo diferencias significativas entre las zonas Centro Sur, Llanos Orientales y Costa Atlántica (P <0.01).

En la Costa Atlántica y los Llanos Orientales no hubo diferencias en los niveles de P entre los grupos de edad. Sin embargo, en la región Centro Sur los individuos mayores de 24 meses presentaron los valores más bajos (P<0.05), mientras que este mismo grupo de edad presentó los valores más altos en el Magdalena Medio (P<0.05).

Magnesio

El promedio para la concentración de Mg en la Costa Atlántica, zona Centro Sur y Magdalena Medio fue 0,8 ± 0,02 mmol/L y en los Llanos Orientales fue 0,7 ± 0,02 mmol/L, presentándose diferencias significativas entre los Llanos Orientales y las demás zonas del país.

No se encontraron diferencias significativas entre los diferentes grupos de edad, así como tampoco por sexo o las diferentes interacciones que se han analizado.

Relación Ca – P Como se aprecia en la fi gura 3, la relación Ca:P en la Costa Atlántica fue de 1,3:1,0 seguida del Magdalena Medio con 1,2:1,0, el Centro Sur y los Llanos Orientales con 1,2:1 y 1,0:1,0 respectivamente. La Costa Atlántica presentó diferencias significativas con los Llanos Orientales (P <0.01).

Zinc

En la fi gura 4 se puede apreciar que para este mineral la Costa Atlántica presentó la concentración más elevada, 34 ± 2,0 μmol/L seguido del Centro Sur con 24 ± 2,0 μmol/L, el Magdalena Medio y Llanos Orientales presentaron una concentración de 22 ± 2,0 μmol/L y 22 ± 1,9 μmol/L, respectivamente. Se hallaron deferencias altamente significativas de la Costa Atlántica con el resto de las zonas objeto de estudio (P < 0.001).

En el análisis por grupo de edad, el valor obtenido en los animales jóvenes fue de 25 ± 1,2 μmol/L, en los de edad intermedia fue 22 ± 1,2 μmol/L y en los bovinos entre 2 y 3 años de 30 ± 2,2 μmol/L. Encontrándose diferencias significativas (P<0.02) entre los de 2 a 3 años y los animales de edad intermedia.

Cobre

Los valores para Cu fueron 14,7 ± 0,9 μmol/L para el Magdalena Medio, 9,6 ± 0,8 μmol/L para los Llanos Orientales y en el Centro Sur y Costa Atlántica fueron 9,4 ± 0,8 y 5,3 ± 0,8 μmol/L, respectivamente. Observándose diferencias altamente significativas de la Costa Atlántica con las demás zonas muestreadas y del Magdalena Medio con el Centro Sur y los Llanos Orientales (P<0.01).

Al analizar este metabolito por grupo de edad, se observó en los animales entre 2 y 3 años una concentración promedio de 11,9 ± 1,0 μmol/L, seguido de los individuos entre 1 y 2 años meses con 9,3 ± 0,5 μmol/L, y los jóvenes con 8,1 ± 0,5 μmol/L. Los bovinos entre 2 y 3 años tuvieron diferencias significativas con los menores de 12 meses y edad intermedia (P<0.05).

DISCUSIÓN
Calcio

En el presente estudio, la calcemia promedio en las diferentes regiones fue similar a los valores referidos por (Kaneko y col., 1997); quienes indican un rango para este mineral entre 2,4 y 3,1 mmol/L. En todas las zonas objeto de estudio, los valores fueron superiores a 2,7 mmol/L, estos estarían aumentados frente a los encontrados por Villa y col., (1999) en vacas Brahman en pastoreo y por Ceballos y col., (2004) para ganado de leche con influencia Bos indicus en la zona baja del trópico caldense durante el pre y postparto.

Para que se observen signos clínicos de hipercalcemia, esta debe estar por encima de 4.0 mmol/L (Kaneko y col., 1997). Teniendo en cuenta el tipo de alimentación del ganado Brahman estabulado, Kaneko y col., (1997)  señalan que la acidosis metabólica induce un aumento del calcio sérico; así como la suplementación con Vit D. También los suplementos orales de Ca pueden incrementar los niveles sanguíneos de Ca en vacas lecheras en el periparto (Dhiman y Sasidharan, 1999).

Fósforo

Las concentraciones sanguíneas de fósforo reflejan el aporte realizado por la ración (Wu y Satter, 2000), pese a los mecanismos homeostáticos que regulan su metabolismo, la fosfatemia se puede ver aumentada cuando el consumo de P es superior al requerimiento nutricional según el estado productivo (Ceballos y col., 2002a).

En el presente trabajo se observó en todas las zonas valores de P superiores a lo referido por Kaneko y col., (1997) y Bertoni y col., (1999), quienes señalan valores que fluctúan desde 1,8 a 2,1 y 1,6 a 2,0 mmol/L respectivamente. En un trabajo en vacas mestizas cebú, Ceballos y col., (2004) encontraron una concentración para este mineral de 2,4 mmol/L, valor, también inferior a los encontrados en este estudio.

Es importante tener en cuenta que la variación en la fosfatemia es un reflejo de las diferencias en el manejo nutricional en cada rebaño (Ceballos y col., 2004). Lo anterior ya que se observó en cada uno de los predios estudiados suplementos concentrados y minerales diferentes en cuanto a su contenido de P y forma de utilizarlos. Estos resultados coinciden con otros antecedentes de donde se señala que la concentración sérica de P puede variar por diversos factores, entre otros, el estado productivo, la cantidad de leche producida y el contenido del mineral en el alimento (Bertoni y col., 1999).

Dietas con exceso de cereales, especialmente trigo y maíz, contienen altos niveles de P que pueden causar hiperfosfatemia; dietas a base de maíz contienen niveles de P suficientes para suplir los requerimientos en bovinos de carne para ganancia de peso y reservas óseas (NRC, 2000).

Es importante tener presente que actualmente se discute si el contenido de P utilizado en las raciones para rumiantes es el adecuado, ya que la eliminación fecal por parte de los mismos es una fuente importante de contaminación medio ambiental (Wu y Satter, 2000).

Se ha demostrado que la utilización de dietas con concentraciones inferiores de P no afectan el consumo de materia seca o la cantidad de leche producida (Knowlton y Herbein, 2002). Lo anterior debe llevar a reflexionar sobre la conveniencia en el uso de suplementos ricos en P, ya que, paradójicamente, dichos suplementos poseen un mayor valor comercial (Knowlton y col., 2004).

Por los resultados obtenidos en las diferentes zonas, se puede concluir que el aporte de P a los animales de establo es superior a los  requerimientos nutricionales, favoreciendo una mayor eliminación de este mineral al medio ambiente y aunque no se hallaron alteraciones clínicas aparentes es de esperar que el exceso de este mineral interfiera con el metabolismo de minerales como el Ca y el Mg e induzca problemas de salud productiva.

Por lo anterior, es importante evaluar la dieta mineral a la que están expuestos los bovinos de exposición, ya que todo indica que los excesos de fósforo pueden inducir un aumento de este metabolito.

Magnesio

Los niveles de Mg en todas las zonas objeto del estudio son compatibles con un consumo adecuado del mineral y están dentro de los rangos de referencia descritos por Ceballos y col., (2002b). No obstante, en los Llanos Orientales se encontró el Mg plasmático en el límite inferior de acuerdo con los valores de referencia.

La baja concentración de este mineral en los Llanos Orientales es atribuible a escasas concentraciones de Mg en los forrajes o a reducciones en su biodisponibilidad (Fortenot, 1982 citado por Davenport y col., 1990). Algunos factores que interfi eren con la absorción del Mg son la defi ciencia de carbohidratos fermentables, los excesos de nitrógeno no proteico en los forrajes y los excesos dietarios de P y K (Martens, 2000; Knowlton y Herbein, 2002).

De otra parte, la absorción intestinal de Mg es mayor en ganado Brahman que en razas europeas (Greene y col., 1989), lo que indicaría que los niveles plasmáticos deberían ser superiores en esta especie; es de anotar que Villa y col., (1999) en vacas Brahman a pastoreo encontraron un promedio de 1,4 ± 0.4 mmol/L., concentración superior a lo observado en todas las regiones con el ganado suplementado.

Los valores de P en los Llanos Orientales fueron los más altos de todas las zonas, 3,0 ± 0,1 mmol/L, lo que estaría posiblemente interfiriendo en la absorción del Mg e induciendo una concentración menor de éste en el plasma sanguíneo. Dietas altas en Ca reducen los niveles de Mg en plasma y tejido óseo y altas concentraciones de P en presencia de bajas concentraciones de Ca en la ingesta, también reducirían las concentraciones de Mg sérico (Neathery y col., 1990).

Así mismo, son pocos los antecedentes de literatura en ganado Brahman con respecto del metabolismo mineral, principalmente del Ca, P y Mg; contrario a lo que sucede en ganado de leche donde se han estudiado ampliamente los requerimientos de estos minerales debido a la demanda que tienen durante la lactancia, especialmente durante el periparto.

Zinc

Se hallaron en promedio, en todas las regiones estudiadas concentraciones de Zn por encima de los niveles de referencia descritos por Bertoni y col., (1999) y González y col., (2000). Estos valores aumentados son atribuibles a excesos dietarios de dicho mineral, las dietas basadas en concentrados generalmente contienen cantidades suficientes de Zn como para satisfacer los requerimientos nutricionales; los cereales y la melaza son alimentos especialmente ricos en Zn (González y col., 2000).

Los excesos de Zn y otros minerales traza pueden causar detrimento de la actividad reproductiva. Según el estudio de Olson y col., (1999) la suplementación extra con Zn, Co, Mn y Cu en vacas de carne, incrementó el número de hembras no preñadas en comparación con un grupo control. La suplementación mineral por encima de los requerimientos del animal puede causar toxicidad subclínica o desequilibrios minerales, lo que podría resultar en una reducción del desempeño reproductivo.

Los animales de superioridad genética en algunos hatos son preparados para exposiciones ganaderas con base en el uso de suplementos o concentrados para obtener un mejor desempeño en cuanto a ganancia de peso y apariencia física.

Cobre

En el presente estudio se hallaron en tres regiones, Costa Atlántica, Centro Sur y los Llanos Orientales, concentraciones de Cu por debajo de los rangos descritos por Bertoni y col., (1999) quienes indican en bovinos una concentración promedio que debería variar entre 13 y 17 μmol/L. Sin embargo, Kaneko y col., (1997) anotan valores de referencia inferiores, 5, 16 – 5,54 μmol/L, valores estos que estarían de acuerdo con lo encontrado en la Costa Atlántica e inferior a lo hallado en las demás zonas. Por lo anterior, es importante realizar trabajos con el fin de tener nuestros propios valores de referencia para este mineral y por la interacción de este mineral con el Zn es posible que el Cu este deficitario en el ganado objeto de estudio.

Los niveles bajos de Cu pueden estar relacionados con dietas pobres en Cu y ricas en Zinc, molibdeno o azufre (NRC, 2000). Okumura y col., (1997) señalan un antagonismo marcado entre la absorción de Cu y Zn, dichos autores relacionan niveles altos de Zn en la dieta con defi ciencias de Cu, estos reportes coinciden con lo hallado especialmente en la región de la Costa Atlántica donde se observaron los niveles más altos de Zn y los mas bajos de Cu. Lo anterior estaría sugiriendo que la dieta de estos animales se debe ajustar según los requerimientos y el aporte que se hace en la ración.

Para terminar, cabe señalar que los resultados encontrados en este estudio en algunos metabolitos son difíciles de comparar con los valores señalados por la literatura. Lo anterior debido a que son estudios realizados con otras razas bovinas y bajo condiciones de manejo diferente.

Igualmente, cabe señalar que la literatura relacionada con metabolismo mineral en ganado B. indicus es escasa.

Conclusiones

Se hallaron desequilibrios caracterizados por excesos de fósforo y zinc; acompañados de deficiencias de cobre y una concentración de Mg en el límite inferior en algunas regiones. Dichas alteraciones pueden repercutir directamente sobre el desempeño productivo, reproductivo y sanitario de los bovinos estudiados.

Agradecimientos

Este trabajo fue posible gracias al aporte económico de Asocebú y la vicerrectoría de investigaciones de la Universidad de Caldas. Además, expresamos nuestros sinceros agradecimientos a los propietarios, médicos veterinarios y zootecnistas, técnicos de Asocebú y empleados de las diferentes ganaderías por su colaboración. Y un agradecimiento muy especial por el compromiso de los hoy colegas médicos veterinarios zootecnistas Ricardo A. Salazar, Juan Pablo Isaza, Gustavo Cárdenas, Alejandra Escobar, Alfonso Montes, Mario Humberto Villa, Andrés Felipe Rincón y Julián de J. Rotavista.

  1. Departamento de Sistemas de Producción, Grupo de investigación Salud Productiva Veterinaria, Universidad de Caldas, A.A. 275. Manizales (Colombia).Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  2. Director del Depto. Técnico de Asocebu

BIBLIOGRAFIA

BERTONI, G. y PICCIOLO, CAPELLI. F. 1999. Associazione scientifi cadi produzione animale (ASPA). Commissione valutazione dell’assetto metabolico degli animali in produzione zootecnica. Guida a la interpretacione dei profi li metabolici. Universitá deglistudi di Perugia. 142 p.

CEBALLOS, A.; GOMEZ, P.; VÉLEZ, M.; VILLA, N.A. y LÓPEZ, L. 2002a. Variación de los indicadores bioquímicos del balance de energía según el estado productivo en bovinos lecheros de Manizales, Colombia. Rev. Col. Cienc. Pec. Vol. 15 (1): 13 -25.

CEBALLOS, A; VILLA, N.A.; BOHORQUEZ, A.; QUICENO, J. JARAMILLO. y M. GIRALDO, G. 2002b. Análisis de los resultados de perfi les metabólicos en lecherías del trópico alto del eje cafetero colombiano. Rev. Col. Cienc. Pec. Vol. 15 (1): 26-35

CEBALLOS, A.; VILLA, N.A.; BETANCOURTH, E.T. y RONCANCIO

Scroll to top